September is here

 

paperclip-168336_1280.jpg

De nuevo está aquí septiembre y a padres, madres y niños les toca volver a la rutina y al día a día; los deberes, las clases extraescolares, los madrugones, nuevas asignaturas…No es fácil,  sobre todo para los más pequeños. Sin embargo, hay una serie de consejos que podemos seguir para que la vuelta al cole se les haga menos pesada.

En primer lugar, lo mejor es que su vuelta sea de una forma progresiva. Se recomienda que los padres vayan cambiando los horarios, ir acomodando los horarios de irse a dormir y de levantarse desde principios de septiembre para evitar la falta de sueño durante los primeros días de clase.

Podemos también anticipar de forma positiva esa vuelta al cole; recordarles que volverá a ver a sus amigos y que aprenderá muchas cosas nuevas este curso.

Es conveniente también dar buen ejemplo en cuanto al fin de las vacaciones y evitar quejarse de la vuelta a la rutina delante de los más peques.

En cuanto a las actividades extraescolares, es importante escuchar a los niños para saber qué les gustaría hacer. Así aprovecharán y disfrutarán de ellas al mismo tiempo que aprenden.

Es importante recordar que los padres son padres y no profesores. Se trata de reforzar la relación entre los centros y la familia con el objetivo de que los jóvenes lleguen a desarrollar sus habilidades y cumplir los objetivos del curso.

Tanto padres y madres como el profesorado serán clave para garantizar el éxito del curso escolar.

 

 

Deja un comentario

Nombre personal

classroom-2787754_1280.jpg

trabaja nunca, que dedica su vida a algo tan mágico como es enseñar a un niño. Lo más importante en la enseñanza, es ser capaz de tratar a cada alumno de forma individual, adecuándonos a su ritmo de aprendizaje, a sus gustos intereses trabajando su autoestima y motivación. Un alumno que no está motivado, no tendrá buena predisposición para el aprendizaje. Sin embargo un alumno emocionado es un alumno con infinitas posibilidades.

×
Nombre personal

classroom-2787754_1280.jpg

trabaja nunca, que dedica su vida a algo tan mágico como es enseñar a un niño. Lo más importante en la enseñanza, es ser capaz de tratar a cada alumno de forma individual, adecuándonos a su ritmo de aprendizaje, a sus gustos intereses trabajando su autoestima y motivación. Un alumno que no está motivado, no tendrá buena predisposición para el aprendizaje. Sin embargo un alumno emocionado es un alumno con infinitas posibilidades.

×