¿Por qué España fracasa con el inglés?

De acuerdo con el English Proficiency Index (EPI) de 2015, un estudio realizado por la Agencia EF, España ocupa el vigésimo tercer lugar en relación al nivel de inglés. Dicho lugar se corresponde con el bloque de “competencia moderada”. ¿Cómo puede España ser clasificada como “moderada” cuando los niños están aprendiendo inglés desde que tienen 3 años? ¿Cómo es posible que no estemos clasificados en “competencia alta” cuando la mayoría de colegios e institutos son bilingües y tener un nivel B1 es obligatorio para graduarte?

En mi opinión y hablando desde mi experiencia, creo que el primer problema es concebir el inglés como una asignatura más. No podemos pretender que con unas horas a la semana de inglés y unos cuantos ejercicios, los niños se conviertan en bilingües. El fracaso está en la no inmersión lingüística.

No me refiero al hecho de que los niños aprendan una segunda lengua como su lengua materna. Estoy hablando concretamente de la mala costumbre que existe de doblar todas las películas, series o dibujos animados. En países bilingües como Holanda o Noruega las películas se ven en versión original, simplemente les añaden subtítulos. De esta forma, los niños y adultos están en un continuo contacto con el inglés en su día a día. De esta forma, no se restringe solo al ámbito escolar. Esto permite que en la universidad incluso se impartan asignaturas o incluso carreras enteras en inglés.

El fracaso está en la no inmersión lingüística

El segundo problema para mí radica en los profesores. Por un lado, nos encontramos a profesores que conciben inglés como una asignatura más. La dinámica es siempre la misma, explicar un tema y luego pedir una cantidad enorme de ejercicios “drill” que permitirá al alumno aprender a base de repeticiones.

Bien es cierto que últimamente en algunos colegios e institutos ya se evalúa esta asignatura por destrezas. Sin embargo, nos encontramos con otro problema, ¿cómo se puede pedir a los alumnos que pasen un examen de speaking o listening si no se ha realizado ningún ejercicio de este tipo en clase durante todo el curso? Algunos profesores se empeñan en decir que sí lo practican, pero su ejercicio en clase consiste en una exposición que el alumno se prepara y estudia en casa para luego vomitarla en clases.

Hablar inglés no es lo mismo que explicar inglés

El último problema en la enseñanza de inglés en España es la instauración del sistema bilingüe. Es cierto que algunos colegios o institutos han alcanzado el objetivo, pues sus alumnos acaban bachillerato con un nivel C1. Sin embargo, creo que no son la mayoría. El problema que plantea este sistema radica en dos lugares distintos. Por un lado, la mayoría de los institutos son ya bilingües, pero no ocurre lo mismo con los colegios. Esto da lugar a que a veces los alumnos se encuentren con graves problemas, pues pasan de un sistema no bilingüe a uno bilingüe y de repente se encuentran con asignaturas como Historia en inglés.

Hablar inglés no es lo mismo que explicar en inglés, por lo tanto, no sirve de nada que algunos profesores, al no tener el nivel de inglés necesario, se dediquen a repartir listas interminables de vocabulario en inglés pero no expliquen en inglés.

Un caso en especial

Me gustaría contar una anécdota que me ocurrió hace algunos años y que refleja perfectamente las carencias del sistema bilingüe.

Cuando acabé la carrera y empecé a trabajar me di cuenta del gran problema que había en España. Mi primera alumna fue mi prima de primero de la ESO bilingüe. Esto implicaba que Ciencias Sociales, Educación Física y Matemáticas serían impartidas en inglés. Mi prima tenía los libros en inglés. La profesora explicaba en español y solo les daba unas cuantas palabras de vocabulario en inglés. Los exámenes eran en español o en inglés.

¿Cómo haces un examen en español si tienes el libro en inglés?

Los niños con 12 años tenían que tomar la decisión. Pero ¿cómo haces un examen en español si tienes el libro en inglés?Algunas de sus compañeras se habían comprado el libro homólogo en español. Otras pedían a algunos familiares que le tradujeran el tema y otras simplemente lo metían en Google Translator. Mi primer impulso fue obligar a mi prima a que se estudiara el tema en inglés. Mi sorpresa vino cuando descubrí que en la asignatura de inglés nunca había dado el Pasado Simple. ¿Cómo puede estudiarse el tema de la Prehistoria sin saber el Pasado Simple? A pesar de que de esta anécdota hace unos cuantos años, las circunstancias no han cambiado mucho.

Pero, ¿cuáles son las grandes consecuencias de todo esto? Las consecuencias de todo esto son una gran cantidad de personas adultas que no conocen ni una palabra de inglés. Estudiantes que, después de tener todos sus créditos aprobados, tienen que certificar su nivel B1 de inglés tardando incluso un año más a pesar de haber estado estudiando inglés desde niños. También, un presidente que no habla inglés y ni pretende aprenderlo. Las consecuencias son una gran cantidad de personas que acreditan un nivel B2 y no pueden mantener una conversación en inglés.

Porque el inglés no es cuestión de meses, no es cuestión de títulos, es cuestión de aprender un idioma y mientras no seamos consciente de la importancia que tiene fuera de España y mientras no dejemos de concebirlo como una asignatura, no conseguiremos subir nuestro puesto en la lista EPI.

 

Aroa Orrequia Barea

Doctora en Lingüística

 

 

Related Post